La ‘eliminación’ del impuesto de sucesiones y donaciones

La ‘eliminación’ del impuesto de sucesiones y donaciones

El Reporte Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) ha anunciado, después del mediodía del jueves, un número increíble con el decreto-ley 1/2019, que modifica algunos tributos “para el impulso y dinamización de la actividad económica por medio de la reducción del gravamen de los citados tributos cedidos”. Entre esos tributos recalca el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, que es objeto de enfrentamiento en Andalucía ya hace numerosos años.

Antes que nada, conviene descalificar una declaración que se hace con continuidad en los instrumentos sociales para informar y comunicar, entre algunos políticos y entre los contribuyentes en general: Dice así: “La Junta de Andalucía elimina el Impuesto de Sucesiones y Donaciones”. No es verdad, nada más lejos de la verdad. Ese impuesto sigue vivito y coleando y está en un error quien crea que puede ignorarlo en el momento de recibir una herencia o una donación. No obstante, es verdad que las ediciones introducidas por el nuevo Gobierno de Andalucía tienen la posibilidad de sospechar un ahorro destacable a cierto tipo de contribuyentes, no a todos, sujetos a este tributo. Como la figura impositiva es imposible suprimir por tratarse de un tributo estatal, lo que hizo la Junta de Andalucía es aprobar una bonificación del 99% en la cuota del impuesto, por lo cual en lo sucesivo solo se tributará el 1% de la cuota que sea al calcularlo.

Pero los probables beneficiarios tienen que tomar en cuenta dos consideraciones destacables. Una, efectiva, y otra, negativa. La efectiva es que permanece la bonificación del 100% de la cuota cuando hablamos de una herencia que no sobrepasa el millón de euros por todos los herederos. Este millón se coloca como listón exento en la situacion de importes superiores y no es aplicable a las donaciones.

La consideración negativa perjudica al nivel de vínculo de los beneficiarios. Tanto en donaciones como en sucesiones, estas bonificaciones solo son ajustables a los familiares de vínculo I y II (es decir, hijos y nietos o padres y abuelos, de esta forma como sus cónyuges). Al resto de familiares (tíos, sobrinos, hermanos, bisnietos…) no interfiere para nada la modificación de la ley. Frente las quejas recibidas de parte de la organización Stop Sucesiones, el presidente Moreno se ha puesto en compromiso a estudiar esta cuestión más adelante. Hay que acordarse que el Partido Habitual anunció una enmienda a los últimos capitales en general de la Junta presidida por Susana Díaz donde pedía que la exención del millón de euros se hiciera extensiva al resto de familiares. En este momento, con la presidencia de la Junta en las manos, el PP no ha aprobado la petición que entonces logró al PSOE.

De la misma forma que queda en este momento configurado, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Andalucía tiene una regulación semejante a la que tiene en Madrid y en otras comunidades autónomas. Llama la atención con qué mal carácter ha acogido el PSOE de Andalucía el cambio de tributación llevado a cabo por el Partido Popular. Que se sepa, la oposición socialista de Madrid no ha anunciado jamás ninguna enmienda a los capitales en general de aquella red social autónoma para arrimar los tipos impositivos a los que se aplicaban en Andalucía. Tenemos la posibilidad de sí lo hacía.

En cualquier situación, la armonización de impuestos de esta clase es necesaria ya hace varios años. Mientras llega esa armonización, dejemos que los andaluces ‘disfruten’ de las mismas virtudes fiscales que tienen los madrileños ya hace varios años. Los gobiernos andaluces de turno tienen que hacerse a la iniciativa de que nuestra tierra no debe ser siempre la red social autónoma que más superiores tenga los tipos impositivos de los tributos que le son cedidos. Eso es lo que pasó hasta la actualidad. Y eso es lo que Moreno Bonilla está disponible para evadir. Con buen método, en mi punto de vista.

Deja un comentario